Blog

Cosmética y limpieza sostenible, si es posible

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Vale, nos ha quedado claro que podemos llevar una alimentación sostenible, comprar a granel y cuidar de nuestro cuerpo, del medio ambiente y de nuestro bolsillo al mismo tiempo. Pero ¿Qué pasa con la cosmética? ¿Y con la limpieza? Hoy venimos a hablar de cosmética y limpieza sostenibles. Porque ya que nos ponemos, lo hacemos todo bien.

¿Por qué debería interesarme este tema?

Pues muy sencillo: Somos cada vez más conscientes de todos los perjuicios que trae consigo el plástico, así que, cada vez más, intentamos reducir su consumo. Los hábitos están cambiando, castigamos a aquellas empresas que utilizan plástico en grandes cantidades e, incluso, de manera innecesaria como, por ejemplo, la fruta pelada, cortada, pero envuelta en plástico. ¡La mejor idea que ha tenido el ser humano, sin duda!

En resumen, cada vez más, buscamos ser consecuentes con nuestros actos. Podría decirse que estamos despertando, buscamos alternativas menos dolorosas para el planeta y los seres que viven en él. El ámbito de nuestra vida cotidiana en el que más podemos observar esto es, sin duda alguna, la alimentación. Solo diremos, como ejemplo, que ahora mismo estás leyendo el blog de una tienda en alimentación a granel de Granada. Y ya es decir…

Sin embargo, hemos estado pasando por alto dos cosas que realmente deberían preocuparnos, y mucho: La cosmética y la limpieza. ¿Hemos asumido que no hay alternativas sostenibles? ¿Hemos decidido que no podemos hacernos cargo de esto? ¿Nos hemos informado? ¿Hemos tenido, realmente, interés por buscar esas alternativas?

Antes de nada: ¿Qué es cosmética sostenible?

En este ámbito, nos encontramos con un inconveniente respecto a la alimentación: Si coges un tomate del huerto que tienes en tu casa, es un tomate natural; pero los productos de cosmética no nacen de los árboles. ¿Hay manera de llamar natural a algo que generan las personas?

Existe una norma (aunque bastante amplia) que regula qué puede llamarse natural y qué no en el sector de la cosmética. Ahora bien, tenemos que diferenciar una cosa: Según el doctor Leo Cerrud, “La cosmética natural es la que tú te haces en tu casa con un yogur y un pepino” pero, un yogurt comprado en el súper, envasado en plástico… eco no es, ¿no?

Vale, o sea que no todo lo natural es eco. Igual deberíamos haber empezado por ahí… La cosmética sostenible es una mezcla de todo: utiliza ingredientes de origen natural que apenas están procesados, son cultivados, cosechados, manufacturados y conservados sin pesticidas ni sustancias que puedan levantar sospecha y, además de todo esto, la marca debe pagar el sello que acredite que esto es así.

Cosmética sólida

Si eres consciente, pero este tema se te atraganta, esto es para ti

Cosmética no es solo el rímel que nos ponemos de vez en cuando por la mañana, cosmética va desde el champú que utilizamos, hasta el algodón o la toallita con la que nos quitamos el maquillaje; y ese es el primer producto del que vamos a hablar. Cada vez más, podemos ver que los discos de algodón desechables están perdiendo fuerza frente a su alternativa: Discos desmaquillantes reutilizables.

En una sociedad cada vez más comprometida con el medio ambiente, observar un cambio de conducta hacia prácticas más sostenibles y respetuosas, es, simplemente, algo natural.

En cuanto a nuestra propia limpieza, hemos podido observar muy bien este cambio: Hace ya unos años, empezó una campaña de concienciación que decía algo así como: el agua no va a existir eternamente, está en nuestras manos no malgastarla, no te bañes, dúchate.

Y después de esto, estamos viendo otro gran cambio: no queremos envases de plástico, si es de vidrio, mejor; y si mi producto no tiene envase, mucho más. Y en esas estamos: evolucionando hacia una cosmética sólida que no necesite envases y produzca el menor daño posible al planeta. Nosotras, en Mi Granito, aportamos como mejor sabemos, y en nuestro catálogo, puedes encontrar muchos productos sólidos para cuidar tu piel, tu pelo e, incluso, a tu perro.

Y hay otra cosa más que podemos cambiar en nuestro día a día, no hace daño a nadie (de hecho lo evita) y no nos supone, tampoco, un esfuerzo demasiado grande. Si, te estamos hablando de la higiene dental. ¿De qué está hecho tu cepillo de dientes? ¿Y la pasta que utilizas? Tenemos en nuestro perfil de Instagram una receta ideal para hacerla en casa.

Y todo esto en la limpieza del hogar… ¿es posible?

La respuesta, sin duda, es: Sí. Si elegimos productos naturales y ecológicos para alimentarnos y para cuidar nuestra piel, ¿Qué nos impide elegirlos, también, para limpiar nuestras casas? A fin de cuentas son el lugar en el que vivimos, y lo suyo es que vayan acorde a lo que sentimos, pensamos y hacemos.

Nos podemos encontrar con un inconveniente y es el perfume. Todos y todas queremos que nuestro hogar huela bien, a limpio, que transmita confianza, y ese es uno de los principales motivos por los que, en muchas ocasiones, escogemos usar detergentes perfumados. Lo más importante de todo esto es que elijamos bien los productos que vamos a utilizar, los productos naturales suelen tener un olor neutro, aportan menos cantidad de lejía y cloro y son muy eficaces.

También es muy fácil hacer productos para el hogar, como un limpiacristales, utilizando cosas como por ejemplo, el agua filtrada, vinagre y alcohol… El simple vinagre se ha utilizado durante muchos años para reducir la cal de baño o del lavavajillas ¿En qué momento se nos ha olvidado todo lo que podemos hacer nosotros/as solos/as sin recurrir a productos específicos?

Y, como no podía ser de otra manera, en Mi Granito de Avena tenemos, también un listado de productos de limpieza e higiene del hogar perfectos para llevar una vida lo más sostenible posible. Nosotras estamos comprometidas con el mundo en el que vivimos, y queremos hacer que para ti, estarlo, sea lo más fácil posible.

2 comentarios en «Cosmética y limpieza sostenible, si es posible»

Deja un comentario